La esposa de Newt Gingrich y ejecutiva de los medios de comunicación es coautora del libro Redescubriendo a Dios en América.

Donald Trump ha nominado a Callista Gingrich, esposa del ex presidente de la Cámara de Representantes y ferviente aliado de Trump, Newt Gingrich, para servir como embajadora en el Vaticano.

La Casa Blanca anunció la nominación el mismo día que el Sr. Trump se fue a su primer viaje al extranjero como presidente, durante el cual se detendrá en el Vaticano para una audiencia con el papa.

La nominación de la Sra. Gingrich puede causar controversia entre algunas personas, debido a su matrimonio con el Sr. Gingrich.

Los dos se involucraron mientras que el Sr. Gingrich todavía estaba casado con su segunda esposa. No se divorció de ella por otros seis años.

El Vaticano, sin embargo, no ha hecho una política de juzgar a los embajadores elegidos por las naciones. Y la Sra. Gingrich es una ferviente católica, que convirtió a su marido a la fe católica en el 2009.

"Cuando Newt se convirtió en católico, fue uno de los momentos más felices de mi vida", dijo Gingrich a The New Yorker en 2012.

La Sra. Gingrich nació en Wisconsin, y asistió al Colegio Lutarno en Iowa, que está afiliado con la Iglesia Evangélica Luterana. Estudió música mientras estaba en la escuela luterana y todavía canta en el coro de la Basílica católica del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción en Washington DC hasta el día de hoy.

Un comunicado de prensa de la Casa Blanca sobre su nominación promocionó el trabajo de Gingrich como presidente y director ejecutivo de Gingrich Productions, una compañía de producción y consultoría multimedia.

Gingrich también ha escrito una serie para niños best seller en el Nueva York Times y ha producido documentales de política pública. Es coautora del libro Rediscovering God in America (Redescubriendo a Dios en América).

El papel de la Sra. Gingrich como embajadora en el Vaticano requerirá la confirmación del Senado.

Fuente: The Independent

Gingrich se desempeñó como asistente del Congreso en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, y como Secretario Principal del Comité de Agricultura de la Cámara de Representantes.

Suponiendo que Gingrich sea confirmada por el Senado, continuará una tradición ininterrumpida de presidentes que nombran a los católicos como sus embajadores al Vaticano desde la apertura de relaciones diplomáticas plenas bajo el presidente Ronald Reagan en 1984.

Gingrich, una católica de toda la vida, se dice que ha sido fundamental en la conversión de su marido a la fe en 2009. Los dos se casaron en 2000 y dos años más tarde Newt Gingrich solicitó a la Arquidiócesis de Atlanta para anular su matrimonio anterior, pues su anterior esposa, Marianne, se había casado anteriormente.

El congresista Francis Rooney, que sirvió como embajador en la Santa Sede bajo el presidente George W. Bush durante su segundo mandato, dijo a Crux que ve la nominación de Gingrich como una señal positiva.

"Lo tomo como una buena señal", dijo Rooney. "La misión de la Santa Sede no tiene actividades comerciales y consulares y cosas así, y para ser poderosa e influyente, necesita una fuerte relación directa con la Casa Blanca", dijo. "La gente en el Departamento de Estado no son exactamente amigos de la misión de la Santa Sede, en muchos aspectos. El hecho de que Newt [Gingrich] esté tan cerca de Trump es un buen augurio", dijo Rooney.

"Newt Gingrich estuvo con Trump durante toda la campaña", dijo Rooney.

"Cuando vino aquí [Florida], lo presenté y él presentó a Trump. Viajó con él, y creo que incluso está escribiendo un libro sobre Trump. Ese es el tipo de acceso que realmente puede ser importante".

Gingrich sería la tercera mujer en servir como embajadora de los Estados Unidos ante la Santa Sede después de Lindy Boggs, quien ocupó el cargo en 1997-2001, y Mary Ann Glendon, quien sirvió en 2008-2009.

La declaración sobre Gingrich se produce pocos días antes de que Trump esté programado para reunirse con el papa Francisco en el Vaticano el miércoles 24 de mayo, y puede ser programado para asegurar al Vaticano que Trump pretende tomar la relación en serio.

Fuente: Crux Now

En el libro de los Gingrich "Redescubriendo a Dios en América", ellos apelan al derrumbe total de la seapración entre la iglesia y el estado.

"Ahora más que nunca, debemos refutar el esfuerzo de expulsar la fe de la plaza pública y ofrecer una fuerte defensa del papel de Dios en la historia de nuestra nación", dice Newt Gingrich. "Ese esfuerzo comienza con asegurarse de que los estadounidenses aprendan la historia americana, y particularmente el papel central que los Fundadores vieron por la fe en el mantenimiento de nuestras instituciones republicanas."

Acerca del libro continúa diciendo:

"Por ejemplo, a la izquierda secular le gusta citar una línea de la carta de Thomas Jefferson a los bautistas de Danbury, en la que menciona un "muro de separación entre la Iglesia y el Estado". Pero cuántos estadounidenses son conscientes de que Jefferson, como presidente, tenía servicios religiosos en el Capitolio de los Estados Unidos? De hecho, lejos de creer que la fe en Dios debe ser expulsado de la política, Jefferson argumentó que Dios debe ser central la política americana. 'Dios que nos dio la vida nos dio libertad', escribió Jefferson. ¿Pueden las libertades de una nación estar seguras cuando hemos eliminado la convicción de que estas libertades son el don de Dios?"

Fuente: The Washington Times

Los Gingrich también produjeron varios clips promocionales con la misma temática de derrumbar la separación entre la iglesia y el estado que se pueden encontrar en youtube.

Fuente: https://youtu.be/u1SonwyVx4I