Algún plan traen en secreto: Se espera que Trump retire a EEUU del acuerdo climático de París del 2015.

Se espera que el presidente Trump retire a los Estados Unidos del acuerdo climático de París, dijeron tres funcionarios con conocimiento de la decisión, cumpliendo con una promesa de campaña pero debilitando gravemente el acuerdo de cambio climático de 2015 que comprometió a casi todas las naciones a tomar medidas para frenar la "crisis" del calentamiento del planeta.

Un alto funcionario de la Casa Blanca advirtió que el lenguaje específico del anuncio esperado del presidente todavía estaba en proceso de cambio el miércoles por la mañana. El funcionario dijo que la retirada podría ir acompañada de advertencias legales que darán forma al impacto de la decisión del Sr. Trump.

Y el Sr. Trump ha demostrado estar dispuesto a cambiar de dirección hasta el último momento de un anuncio público. Se reunirá el miércoles por la tarde con el secretario de Estado, Rex Tillerson, quien ha defendido que Estados Unidos siga siendo parte de los acuerdos de París y que pueda seguir presionando al presidente para que cambie de opinión.

A pesar de que surgieron informes sobre su decisión, el Sr. Trump publicó en Twitter que haría públicas sus intenciones pronto.

Los consejeros que le presionan para que permanezcan en el acuerdo podrían presentar su caso al jefe. En el pasado, tales apelaciones han funcionado. En abril, el Sr. Trump estaba dispuesto a anunciar una retirada del acuerdo de libre comercio del Nafta, pero en el último minuto cambió de opinión después de intensas conversaciones con asesores y llamadas de los líderes de Canadá y México. La semana pasada, un alto funcionario de la administración dijo que Trump usaría un discurso en Bruselas para hacer un respaldo explícito a la disposición de defensa mutua de artículo 5 de la OTAN, que establece que un ataque a un miembro de la OTAN es un ataque a todos. No lo hizo.

La salida de Estados Unidos, la mayor economía del mundo y el segundo mayor contaminador de gases de efecto invernadero, no disolvería el pacto de 195 países, ratificado legalmente el año pasado, pero podría motivar a otros países que se han adherido de mala gana al acuerdo y que ahora podrían retirar o suavizar sus compromisos de reducir los gases de efecto invernadero.

Aunque la administración ha estado debatiendo durante meses su posición sobre el acuerdo de París, el sentimiento de abandonar el acuerdo finalmente prevaleció sobre las opiniones de el secretario de Estado Rex W. Tillerson e Ivanka Trump, la hija del presidente y su cercana consejera, quienes le pidieron a Trump mantener un asiento en la mesa de negociación del cambio climático.

Fuente: New York Times

La decisión, que será anunciada esta semana, pondría a Estados Unidos en desacuerdo con casi cualquier otra nación en la tierra. Reflejaría una reversión importante a los esfuerzos de la administración de Obama sobre el cambio climático. Y podría desencadenar más esfuerzos para erosionar el acuerdo climático histórico del 2015.

El acuerdo climático de París se estableció durante una conferencia el 2015 en la capital francesa. Cada nación firmó, menos dos: Siria y Nicaragua, que insisten en que el acuerdo no es lo suficientemente duro. Al firmar el acuerdo, los países se comprometieron a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, pero recibieron un amplio margen de maniobra en cuanto a lo que planeaban reducir.

Obama y una gran cantidad de otros países firmaron el acuerdo sobre cambio climático en 2015 y el ex presidente lo calificó como "la mejor oportunidad que tenemos" para salvar el planeta.

Fuente: CNN

El acuerdo de París es un acuerdo alcanzado entre 195 países para reducir gradualmente las emisiones que causan el supuesto cambio climático para prevenir un aumento importante en las temperaturas globales que según los globalistas podrían elevar el nivel del mar, provocar grandes sequías y provocar tormentas más peligrosas.

El acuerdo, que no es un tratado vinculante, pide a los países que hagan compromisos nacionales voluntarios para reducir las emisiones y proporcionen actualizaciones periódicas sobre su progreso.

El presidente Barack Obama comprometió a Estados Unidos con un objetivo de reducir las emisiones en un 26 por ciento por debajo de los niveles de 2005 para 2025. Sin embargo, estos objetivos no están fijos para siempre, y el objetivo general es aumentarlos con el tiempo.

Obama, además, transfirió $ 1 mil millones de un compromiso inicial de $ 3 mil millones al Fondo de las Naciones Unidas para el Clima Verde antes de dejar el cargo. Pero el reciente acuerdo de gastos en el Congreso, que financia al gobierno hasta septiembre, excluyó cualquier contribución al fondo.

Trump técnicamente tampoco puede retirarse del acuerdo hasta noviembre de 2019. Es posible que pueda acelerar las cosas al abandonar el tratado climático subyacente aprobado por el Senado al que está vinculado el acuerdo.

Fuente: NBC

Otros investigadores aseguran que el acuerdo de Paris es en realidad un acuerdo superficial, y la intención de Trump de sacar a los EEUU del acuerdo es simplemente una movida política.

Fuente: Mother Jones

La ONU hace un anuncio sobre la amenaza de Trump

Sea lo que sea que la elite globalista tiene planeado, el teatro continua con el Secretario General de las Naciones Unidas - António Guterres - quien, ante la amenza de Trump de sacar a los EEUU del acuerdo climático, lanzo su propia amenza a cualquier país que esté pensando salirse del acuerdo.

Mientras Donald Trump se pregunta si retirará a los Estados Unidos del Acuerdo Climático de París, el jefe de las Naciones Unidas hizo un apasionado llamamiento al resto del mundo para que permanezca unido.

"Es muy importante que la sociedad estadounidense en su conjunto -las ciudades, los estados, las empresas y los negocios- permanezca comprometida", dijo.

El portugués Guterres hizo su llamado durante un discurso en la Escuela de Negocios Stern de la Universidad de Nueva York el martes, mientras el mundo esperaba para saber si Estados Unidos mantendría el acuerdo de París.

"Permítame ser contundente: el mundo está en un lío", dijo.

"Cada mes, más países están traduciendo sus promesas de París en planes nacionales de acción climática", dijo Guterres.

"Sin embargo, no todos se moverán al mismo ritmo o con el mismo vigor."

"Pero si algún gobierno duda de la necesidad real global de estos acuerdos, esa es la razón para que todos los demás se unan aún más y mantengan el rumbo".

"Así que estamos comprometidos con la administración estadounidense ", dijo.

Guterres dijo que desde el 2015 147 naciones han ratificado el Acuerdo de París, que representa más del 82 por ciento de las emisiones mundiales.

"El mensaje es sencillo: el tren de sustentabilidad ha salido de la estación, sube a bordo o quédate atrás", dijo.

Terminó su discurso manifestando su intención de convocar a una cumbre dedicada al clima en 2019.

Fuente: ABC

La cuenta oficial de Twitter de las Naciones Unidas promovió el mensaje del Secretario General con el siguiente mensaje:

"El cambio climático es innegable. La acción climática es imparable. Las soluciones climáticas ofrecen oportunidades que son inigualables."

El impuesto verde al carbono

La ley dominical no será barata: Habrá un impuesto mundial "para salvar al planeta". Nadie podrá comprar ni vender en este nuevo orden mundial, a menos que se someta para "salvar al planeta"...

Lord Stern, autor de Stern Review (2006), un informe gubernamental que se utilizó como base de la política climática del Reino Unido, ahora dice que necesitamos un impuesto sobre el carbono de cuatro billones de dólares por año para salvar al mundo del CO2:

"Cambio climático: se necesitan $ 4 billones de impuestos sobre el carbono para salvar a la humanidad del calentamiento global, dicen los economistas.

El informe respaldado por el Banco Mundial dice que los ingresos podrían ser utilizados de varias maneras, como pagar descuentos a los hogares, aliviar la pobreza y fomentar la infraestructura con bajas emisiones de carbono.

Ian Johnston, Corresponsal de Medio Ambiente Martes, 30 de mayo de 2017, 14:56 hs.

Debería introducirse un impuesto global sobre el carbono que elevaría billones de dólares si se aplicara en todo el mundo y si es que el mundo quiere evitar el peligroso cambio climático, dijeron 13 economistas líderes en un nuevo informe.

Dirigido por el profesor Nicholas Stern, que produjo el innovador Informe Stern en 2006, y el profesor Joseph Stiglitz, que ganó el Premio Nobel de Economía en 2001, los expertos sugirieron un precio de una tonelada de dióxido de carbono de $50 a $100 (£ 39-78 ) antes del 2030.

Si se implementa en todo el mundo, el precio más alto recaudaría alrededor de 4 billones de dólares, más que el producto interno bruto del Reino Unido y de Alemania, pero menos que el de Japón, aunque el informe sugiere que los países más pobres podrían cobrar menos.

Sin embargo, los economistas y los evangelistas del medio ambiente sugieren que las energías renovables son "energía gratis".

Fuente: Wattsupwiththat