ESTADOS UNIDOS.- El sacerdote Católico Pedro Nuñez, conocido por ser el conductor del programa de televisión “Conozca Primero Su Fe Católica” que se transmite en EWTN, el Canal Católico, realizó hace un tiempo una declaración publica en su cuenta de Facebook referida a la idolatría católica.

Según su declaración los Católicos no son idólatras, y justificó su postura diciendo que Dios había permitido la creación de imágenes con el Arca del Pacto, ya que Dios había ordenado a Moisés hacer dos querubines sobre el Arca.

“Dios hizo la imagen de la Serpiente de Bronce para que los israelitas recordaran que hay un Dios que vive y que tiene poder para liberar, para sanar y para dar vida.”

Es bien sabido que la religión Católica promueve a sus creyentes a rendirle culto a imágenes de todo tipo, y Nuñez, con su declaración responsabilizó a Dios por esa idolatría al decir que Dios exigió a Moisés hacer los querubines del Arca del Pacto.

"Queridos Hijos: ¡Los Católicos no somos idólatras! Las imágenes en las Iglesias o en las casas son medios que nos aceran a Dios. Como en el caso de una foto, sabemos que en la foto no está la persona que amamos, pero mirándola, nos sentimos más cerca de él o de ella.

De ahí que Dios exige a Moisés que haga dos imágenes de dos Querubines de oro macizo y los ponga a cada lado de la cubierta del Arca de la Alianza (Éxodo 25, 18) -Un ídolo, por otra parte, es todo aquello que toma el lugar del único y verdadero Dios.- Por ejemplo, cuando pecamos adoramos eso que en el momento de debilidad se ha convertido en más importante que Dios.

Finalmente, si no pudiéramos tener imagen alguna, entonces, todos los que creen así deberían de abrir sus billeteras y carteras y entregar todos los billetes que tienen, ¡ya que en cada uno de ellos hay una imagen! Orando siempre por sus necesidades. Con todo respeto y cariño, Padre Pedro Nuñez.

Fuente: Diario Cristiano


Comentario:

Primeramente, es importante entender que el culto a las imágenes y las reliquias, la invocación de los santos y la exaltación del papa son artificios de Satanás para alejar de Dios y de su Hijo el espíritu del pueblo.

dioses paganos

Para asegurar su ruina, se esfuerza en distraer su atención del Único que puede asegurarles la salvación.

semiramis

Entre los que profesan el cristianismo ha habido siempre dos categorías de personas: la de los que estudian la vida del Salvador y se afanan por corregir sus defectos y asemejarse al que es nuestro modelo; y la de aquellos que rehuyen las verdades sencillas y prácticas que ponen de manifiesto sus errores.

papado dios

El papado alteró la ley de Dios al borrar el segundo mandamiento, que prohíbe el culto de las imágenes:

"No te harás imagen, ni ninguna semejanza de cosa que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra: No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso..." (Éxodo 20:4-5)

Este sacerdote católico, como muchos otros, alega que si fuera pecado hacer imágenes entonces sería pecado cualquier imagen de Jesús, de Dios, cualquier dibujo, gráfico, etc.

Sin embargo, el pecado no es hacer las imágenes, el pecado está en la adoración de las imágenes.

paganismo

idols 1

idol 2

procesión católica

El papado impulsa a los creyentes a venerar la sangre del difunto papa Juan Pablo II. Existe hasta un altar para rezar a este hombre, como si fuera intercesor ante Dios.

adoración sangre

santuario juan pablo ii

Es bastante ingenuo querer asociar este tipo de idolatría católica a las imágenes que Dios le mandó a Moisés en ocasión de la construcción del santuario terrenal.

Esos querubines, a los que el sacerdote católico se refiere, estaban encima del arca sagrada o "propiciatorio", dentro de la cual se encontraba la sagrada ley de Dios - los Diez Mandamientos. Un ala de cada ángel se extendía hacia arriba, mientras la otra permanecía plegada al cuerpo (Ezequiel 1:11) en señal de reverencia y humildad.

querubines

La posición de los querubines, con la cara vuelta el uno hacia el otro y mirando reverentemente hacia abajo del arca, representaba la reverencia con la cual la hueste celestial mira la ley de Dios y su interés en el plan de la redención.

La ley de Dios, guardada como reliquia dentro del arca, era la gran regla de justicia y juicio. Esa ley determinaba la muerte del transgresor.

Los querubines no fueron construidos para que la gente se ponga de rodillas a rezarles, ni para adorarles. Es ridículo querer comparar las imágenes dentro del santuario a la adoración católica de la sangre de Juan Pablo II o a la adoración de la virgen María.

Todas las imágenes que Dios mandó a Moisés a construir, como el santuario mismo, y el ministerio de los sacerdotes debía servir de "figura y sombra de las cosas celestiales" (Hebreos 8:5).

El santuario terrenal fue construido por Moisés conforme al modelo que se le mostró en el monte.

"Era símbolo para el tiempo presente, según el cual se presentan ofrendas y sacrificios." (Hebreos 9:9)

Cristo, nuestro gran Sumo Sacerdote, es el "ministro del santuario, y de aquel verdadero tabernáculo que levantó el Señor, y no el hombre." (Hebreos 8:2)

Moisés hizo el santuario terrenal "conforme al modelo que había visto" (Hechos 7:44). Pablo declara que "el tabernáculo y todos los vasos del ministerio," después de haber sido hechos, eran símbolos de "las cosas celestiales" (Hebreos 9:21, 23).

De este modo, en el servicio del tabernáculo, se enseñaba diariamente al pueblo las grandes verdades relativas a la muerte y al ministerio de Cristo, a la purificación final del pecado y el gran final de la controversia entre Cristo y Satanás.

El Señor Jesús era el fundamento de todo el sistema judaico. Su imponente ritual fue ordenado divinamente. El propósito de todo este ritual era enseñar a la gente que en el tiempo prefijado vendría Uno a quien señalaban esas ceremonias.

El sacerdocio había sido establecido para representar el carácter y la obra mediadora de Cristo.

¿Acaso sirven a este mismo propósito el culto católico de las imágenes?

La adoración a la sangre de Juan Pablo II, o de cualquier "santo" católico, no lleva al hombre a confiar en la sangre sin mancha de pecado de Cristo, sino a confiar en la sangre de un hombre/mujer pecaminoso como cualquier otro. Que un hombre en esta tierra, sea sacerdote o papa, declare a otro hombre "santo", no lo hace santo. Solo Dios puede declarar santo al hombre.

Ningún apóstol se declaró a sí mismo "santo." Más bien, Pablo mismo dijo:

"Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero." (1 Timoteo 1:15)

Mientras que el culto judaico enseñaba a los hombres a confiar en un sólo Mediador ante Dios Padre y ante la Ley: a Cristo (1 Timoteo 2:5), la iglesia católica tiene como "co-mediadores" a la virgen María y a los santos.

Podemos engañarnos a nosotros mismos y entre nosotros, pero no podemos engañar a Dios.

La adoración y culto de los santos y de la virgen María no nos llevan hacia Dios, más bien nos apartan de Dios y nos apartan de Cristo.

Esto es pecado, blasfemia, idolatría, paganismo y se suma una terrible vergüenza el querer echar la culpa a Dios por la tendencia humana de adorar lo creado en lugar de adorar al Creador.

Ver también:

papa pio

Paganismo Católico: Francisco aprueba adoración del cadáver del padre Pío muerto 1968.