El presidente jesuita francés, Emmanuel Macron, le dio la vuelta a los tabloides con su declaración desquiciada y totalmente fuera de lugar de que él era un dios y que gobernaría como el dios Romano Júpiter. Tal declaración ocultista fue hecha enfrente de la pirámide satánica del Louvre con un ojo que todo lo ve en la cúspide.

Emmanuel Macron declaró que gobernará Francia como Júpiter, el rey romano de los dioses, poco después de que los funcionarios dijeron a los medios de comunicación que su proceso de pensamiento era "demasiado complejo" para que los periodistas pudieran entenderlo.

Ver: Macron, el presidente jesuita de Francia.

Con sus cuidadas apariciones y puestas en escena, los críticos dicen que el presidente francés Emmanuel Macron parece creer que su papel es llegar a convertirse en el primer monarca (o dictador) elegido democráticamente en Francia.

Esto no es una broma.

Evidentemente con la intención de superar al buen Luis XIV, que se dice que ha dicho, "L'état, c'est moi", o "Yo soy el estado", el Sr. Macron intenta superar al monarca yendo al extremo divino, comparándose no sólo con el monarca de los dioses romanos Júpiter, pero, porque Júpiter es tan sólo un cambio de nombre del dios griego de todos sus dioses, Zeus.

Esto es lo que Reuters dijo al respecto:

"El propio Macrón ha dicho que planea una presidencia 'jupiteriana', como una figura remota y digna, como el dios romano de los dioses, que sopesa cuidadosamente sus pronunciamientos raros".

Se trata de el hombre que mandó interpretar "Oda a la alegría", el himno de la Unión Europea antes del himno nacional francés cuando se presentó al pueblo de Francia frente a la fachada piramidal del Louvre.

macron louvre

Fuente: https://youtu.be/j2Ey1fjHSws

Emmanuel Bonaparte: Macron declara que gobernará como un dios romano

Convocando a más de 900 políticos de ambas cámaras del parlamento francés a un raro congreso en el palacio de Luis XIV - el "Rey Sol" - en Versalles, Macrón amenazó con derrocar a los legisladores con un referéndum si intentan frustrar las "reformas" que él desea imponer a la legislatura. Estas asambleas suelen reservarse para tiempos de crisis nacional.

Esta bizarra declaración de intenciones se produce pocos días después de que Macron desechó la tradicional conferencia de prensa del presidente en "Bastille Day", con un funcionario del Palacio del Elysée afirmando que los pensamientos del presidente de tan sólo 39 años son "demasiado complejos" para los periodistas.

Se ha especulado que Macron está dispuesto a cultivar una aureola distante, casi imperial después de ser ridiculizado como un peón para el socialista impopular François Hollande, en cuyo gobierno él sirvió como ministro de economía, o como perrito para Angela Merkel, la canciller alemana extensamente considerada como el motor de la Unión Europea.

"Eres el heredero de François Hollande", se burló su rival nacionalista Le Pen durante su debate electoral de cabeza a cabeza. Ahora te llamamos Baby Hollande; Hollande Junior!"

LePen agregó que, cualquiera que sea el resultado de las elecciones en Francia, "Francia será guiada por una mujer: yo o la señora Merkel".

Gran parte del comentario sobre la supuesta sumisión de Macron viene de su propia relación con su esposa, veinticinco años mayor que él. Hasta el ex presidente Silvio Berlusconi de Italia, se burló de Macron diciendo que es "un buen muchacho con una mamá guapa".

El primer ministro húngaro Viktor Orbán lo despidió con suavidad diciendo que es "un niño nuevo" que aún no ha encontrado sus pies.

Fuente: Breitbart

Fuente: Express UK

Emmanuel Macron, amenazó al parlamento francés en un discurso ceremonial que buscaría la aprobación directa de los votantes en un referéndum si el parlamento no firma las reformas institucionales previstas con la suficiente rapidez.

Elegido hace sólo dos meses por una gran mayoría, Macron dijo a los legisladores de ambas cámaras, convocadas especialmente al Palacio de Versalles como si se tratara de una crisis nacional, que quería reducir el número de legisladores en un tercio, frenar el papel del ejecutivo en nombrar magistrados e introducir una "dosis" de representación proporcional.

El Partido de la República en Movimiento (LREM) de Macron ha conseguido una cómoda mayoría en la Asamblea Nacional, pero el líder más joven de Francia desde Napoleón dejó clara su impaciencia por completar la remodelación del paisaje político que ha comenzado.

"El pueblo francés no es impulsado por la curiosidad paciente, sino por una exigencia intransigente, es una transformación profunda que ellos esperan", dijo Macron en la sesión conjunta especialmente convocada del parlamento.

También añadió:

"Quiero todas estas profundas reformas que nuestras instituciones necesitan seriamente estén completas en un año. Estas reformas irán al parlamento, pero de ser necesario, las pondré frente a los votantes en un referéndum".

Macron también está presionando por una reforma que abarque a toda Europa.

Fuente: Reuters

JUPITER

Júpiter es el dios del cielo y del trueno y el rey de los dioses en la antigua religión y mitología romana. Júpiter era la deidad principal de la religión estatal romana a través de las eras republicanas e imperiales, hasta que el catolicismo se convirtió en la religión dominante del Imperio. En la mitología romana, Jupiter negocia con Numa Pompilius, el segundo rey de Roma, para establecer principios de la religión romana tales como la ofrenda y el sacrificio. Los romanos consideraban a Júpiter como el equivalente del dios Zeus griego.

Uno de sus epítetos más antiguos es Lucecio ("El que trae la luz"); Y la literatura posterior ha conservado la misma idea en frases tales como el amor, "bajo el cielo abierto".

Proclo nos da lo siguiente como uno de los versos de Orfeo: "Júpiter es el rey, Júpiter mismo es la fuente original de todas las cosas, hay un poder, un dios y un gran gobernante sobre todo. Pero hemos visto que Júpiter y todos los otros dioses no eran más que nombres para el Sol, por lo que se sigue que el Sol, ya sea como emblema o como dios mismo, fue objeto de adoración universal".

Y detrás de toda adoración al Sol, se realizaba una adoración a LUCIFER, el "lucero de la mañana" (Isaías 14:12), por parte de los descendientes de Adán que rechazaron abiertamente al Dios verdadero y Creador de los cielos y de la tierra.

Tanto los primeros celtas irlandeses como los primeros británicos rastrearon la descendencia de sus casas reales a Jafet, el hijo de Noé, al igual que también los primeros sajones que corrompieron su nombre a Sceaf, 'sheaf' o 'shaif'. Mientras que los nativos americanos pueden rastrear su descendencia a Cam, el otro hijo de Noé. Todas las descendencias adoradores al dios sol, es decir: a Satanás.

Día de Júpiter, es donde tenemos el nombre para el día de la semana que se llama "Jueves", o "Día de Thor". Este día lleva el nombre del hijo anglosajón y vikingo de Odín (Woden), Thor, que es un dios que maneja un martillo asociado con el trueno, el relámpago, las tormentas, los robles, la fuerza, la protección de la humanidad y también el santificar, curar y la fertilidad. El dios Thor, que es representado como un hombre, y es el ASI ABAJO representación del hijo del ASI ARRIBA, padre Odin. que es Júpiter.

Fuente: New World Encyclopedia

Fuente: Encyclopedia Britannica

Fuente: Gnostic Warrior

Fuente: Immanuel Velikovsky’s Archive

Napoleon 2.0?

Así que la cumbre del G-20 sucedió. Los Jefes de Estado de toda Europa estuvieron allí, junto al Presidente Trump. Emmanuel Macron era uno de ellos. El nuevo presidente francés ha estado en el cargo por un poco más de dos meses. Y su partido tiene una gran mayoría en el Parlamento. Algunos dicen que la concentración de poder en un hombre y el partido que fundó es preocupante. Eleanor Beardsley de NPR informa sobre el hombre que algunos llaman el rey Macron.

ELEANOR BEARDSLEY, BYLINE:

"La transformación fue inmediata. La noche en que fue elegido, el candidato accesible Emmanuel Macron, el que dio patadas a los balones de fútbol con los niños, se había ido."

"En su lugar emergió como una figura solitaria llena de gravitas. En la noche de las elecciones, los comentaristas hablaron entusiasmados sobre el simbolismo mientras Macron caminaba a través del patio del Louvre, palacio de los reyes franceses, al himno de la Unión Europea "Oda A La Alegría" de Beethoven. El analista político Christophe Barbier dice que los franceses pueden haber pensado que estaban eligiendo a un líder joven y moderno. Pero Macron es en realidad un presidente de estilo antiguo.

CHRISTOPHE BARBIER:

"Macron camina muy lento, muy lento con Putin en Versalles, muy lento en el Louvre en la noche de su victoria. Justo como él quisiera decirnos, tomo mi tiempo porque soy el hijo de una historia muy, muy larga."

EDOUARD LE CERF:

"Tenemos un presidente que ahora todos están mirando. Y todo el mundo lo considera como un nuevo hombre fuerte en Europa. Él es capaz de equilibrar de una manera diferente las competencias entre Francia y Alemania y hacer Europa fuerte y ambiciosa de nuevo."

BEARDSLEY:

"Pero los medios de comunicación están irritados por el estilo de comunicación imperioso y programado de Macron y la escenificación cuidadosa de los eventos. No hay fugas en su administración. Y Macron, a diferencia de Hollande, no charla con los periodistas. Incluso canceló la tradicional entrevista del Día de la Bastilla con dos presentadores de televisión. El portavoz de Macron dijo que los pensamientos del presidente son demasiado complejos para las preguntas de los periodistas."

BEARDSLEY:

"En su lugar, esta semana, Macron decidió dirigirse a los más de 900 miembros de la Casa Francesa y el Senado en una especie de discurso del Estado de la Unión (como suelen hacer los presidentes estadounidenses). Macron dijo a los legisladores que tiene un mandato claro de la gente para transformar el país, y que incluye la reducción de su número en un tercio para hacer más eficiente el gobierno."

BEARDSLEY:

"Un grupo de parlamentarios de la extrema izquierda se reunieron para boicotear el discurso de Macron. Jean-Luc Melenchon, jefe del partido Francia Unbowed, llamó a Macron una amenaza a la democracia."

BEARDSLEY:

"Macron dice que quiere que su estilo presidencial sea como Júpiter, el todopoderoso dios romano de los dioses. El analista político Barbier no cree que Macron quiera más poder. Sólo que tiene un estilo diferente de liderazgo. Sin embargo, Barbier dice que hay paralelismos entre el nuevo presidente y Napoleón, que llevó a Francia desde el siglo XVIII a la modernidad."

BEARDSLEY:

"Barbier dice que, como Napoleón, Macron quiere transformar completamente el país y construir una nueva Francia para el siglo XXI."

Fuente: NPR

El Rey Sol y el Rey Constantino

El gusto de Macron por Versalles ha evocado inevitablemente referencias a Luis XIV, el Rey Sol. Los comentaristas más serios han comparado al presidente con Napoleón Bonaparte y hasta Charles de Gaulle, quienes lograron reformar a Francia como recién llegados a la política, e incluso lo han comparado a Maquiavelo.

Emmanuel Macron ha elegido como su modelo nada menos que Júpiter, rey de los dioses. En una entrevista con el semanario francés Challenges en octubre, criticó al presidente François Hollande por "no creer en una presidencia jupiteriana".

A diferencia del Sr. Trump, el Sr. Macron es un estudioso cuidadoso de la historia; Está convencido de que la manera en que los franceses miran a la oficina presidencial está "vinculada al trauma monárquico" - el derrocamiento y la decapitación de Luis XVI durante la Revolución Francesa.

trump macron dinner

"No estoy diciendo que deberíamos traer de vuelta la monarquía", le dijo a Challenges tranquilizadoramente. Pero él aboga por una "nueva forma de autoridad democrática", basada en el significado, los símbolos y el sentido de la historia.

En el frente interno, tanto Trump como Macron se ven a sí mismos como líderes transgresionales en un momento de insurrección popular contra los medios de comunicación, las élites políticas y económicas. Se presentaron a las elecciones prometiendo derribar el sistema político tradicional en sus países. Ninguno de los dos ocupó cargos electivos antes de convertirse en presidente, y cada uno asumió el cargo de jefe de un poderoso poder ejecutivo, beneficiándose de un sistema presidencial fuerte, a diferencia de los de la mayoría de los países europeos.

Y ambos tienen un problema con los principales medios de comunicación. La determinación de ejercer un mejor control sobre la comunicación gubernamental, que en Francia ya ha causado tensiones con los medios de comunicación, es probablemente uno de los pocos paralelismos que se pueden establecer entre los dos presidentes.

Fuente: https://youtu.be/6yNwFm9q_e0

El Sr. Macron no ataca a los medios de comunicación como "falsos" y evita cuidadosamente las críticas personales de los periodistas, pero claramente no confía en ellos para transmitir su mensaje fielmente. Con el objetivo de establecer sus propios canales de comunicación, ha roto con la tradicional entrevista televisiva el Día de la Bastilla porque, como una fuente anónima de Élysée le dijo a Le Monde en un comentario muy ridiculizado, "la manera compleja del presidente de pensar no es adecuada para el juego con los periodistas."

Para dirigirse a sus votantes directamente, Donald Trump usa la red social twitter. Emmanuel Macron prefiere largos discursos, preferiblemente en un entorno espectacular.

Ser jupiteriano también implica un control mucho más estricto sobre el gobierno. Este es probablemente donde el paralelo con la administración de Trump se detiene. Después de haber estudiado en la elite École Nationale d'Administration y aprendido de los errores del Sr. Hollande, mientras que era parte de su personal en el Élysée, el Sr. Macron no tolera la indisciplina. El gabinete está en una estrecha correa. En este gobierno, no oirán al ministro de Asuntos Exteriores ni a su colega en Defensa defender una línea diferente en Qatar o Ucrania.

Fuente: https://youtu.be/l3A1NQVyGUI

¿Para qué utilizarán estos dos presidentes su poder disruptivo? Detrás de la teoría, esta es la pregunta fundamental. Aquí, dos visiones diferentes del mundo se están desarrollando.

Los líderes europeos han leído cuidadosamente un artículo de opinión publicado el 30 de mayo en The Wall Street Journal, en el que HR McMaster, asesor de seguridad nacional de Trump y Gary D. Cohn, consejero económico principal del presidente, describieron al mundo como "no una comunidad global", sino un ámbito en el que las naciones, los actores no gubernamentales y las empresas se involucran y compiten por la ventaja". Para los europeos, esto encapsula la visión de la administración de Trump del mundo, una visión a la que se oponen vigorosamente. Todavía creen en una comunidad global regulada por reglas acordadas sobre una base multilateral.

"Nuestro mundo nunca ha estado tan dividido", dijo el Sr. Macron a la prensa en la cumbre del G-20 de la semana pasada en lo que se consideraba una crítica de la posición estadounidense. "Las fuerzas centrífugas nunca han sido tan poderosas. ... Necesitamos una mejor coordinación, más coordinación. Necesitamos aquellas organizaciones que fueron creadas a partir de la Segunda Guerra Mundial. De lo contrario, estaremos retrocediendo hacia un nacionalismo de vista estrecha".

El Sr. Trump y el Sr. Macron tienen opiniones muy diferentes de la actual dirección nacionalista y anti-inmigrante de Polonia. Tienen opiniones muy diferentes sobre el significado fundamental de la construcción europea, que estaba en el centro de la campaña del Sr. Macron. Difieren sus opiniones en la evaluación del liderazgo de Putin en Rusia, y mantienen opiniones diametralmente opuestas sobre el calentamiento global.

En Hamburgo, el presidente estadounidense no se apartó de su decisión de retirarse del acuerdo de París sobre el cambio climático y ni siquiera se molestó en asistir a más de 20 minutos de la discusión. El presidente francés decidió organizar una cumbre de seguimiento del clima en París en diciembre, manteniendo firmemente el curso.

Hay al menos una cuestión sobre la que el joven líder francés no puede prescindir de su contraparte estadounidense: la lucha contra el terrorismo. Los militares estadounidenses y franceses han estado trabajando bien juntos. Esto es tan crucial para Francia que el Sr. Macron está dispuesto a dar la bienvenida - en el primer aniversario del atentado de Niza que mató a 86 civiles - al líder populista estadounidense que otras capitales europeas evitan.

Por lo visto un presidente jupiteriano puede elevarse por encima de la ocasión.

Fuente: New York Times

La política es un teatro

Mucha gente no entiende que el gobierno es la más grande construcción antisocial creada en la historia del hombre. A menudo pierden este truismo porque no distinguen entre la sociedad y el estado.

La sociedad es lo que formamos a través de nuestra propia interacción voluntaria, los "lazos sociales" que hacemos unos con otros.

El Estado es esa entidad estatutaria que reclama el monopolio del uso legal de la fuerza y ​​sólo puede existir tomando dinero y otras formas de propiedad de la sociedad. Cualquier cosa que el estado tome de las personas que componen la sociedad viene a expensas de las decisiones que esas personas habrían hecho ellos mismos para reforzar sus lazos sociales o crear otros nuevos. Como resultado, el estado es, y siempre será, por definición, antisocial.

Así que quizá la afirmación egoísta del Sr. Macron no esté demasiado lejos de la marca. Él, al igual que tantos otros políticos, sólo va a llenar el papel tradicional de un jefe de Estado, liderando la gigantesca máquina antisocial en toda su alegría y vanagloria.

Tal vez nos haga un favor reconociéndolo tan colorido, porque ahora podemos escribirlo en los libros de historia.

Justo al lado de "L'état, c'est moi":

"Yo soy el Estado. Yo soy la Nación."

Fuente: MRC TV